La Música como herramienta de desarrollo de los alumnos

Escribiendo estas líneas, me encuentro intentando recordar grandes citas de los más relevantes compositores y filósofos de la historia. Sin embargo, no puedo dejar de pensar en una mis frases favoritas, sin duda menos grandilocuente, acerca de la música. Dicha cita, firmada por Hans Christian Andersen, dice así: «Cuando las palabras fallan, la música habla». En resumidas cuentas, la música es, en muchos casos, el mejor punto de apoyo para conocer nuestro entorno.

Es curioso que, cuando solemos pensar en arte, nuestra mente siempre asocia el término con la pintura o la escultura. A pesar de ello, el arte sonoro es, con casi toda seguridad y gracias en parte a la actual revolución tecnológica, un factor decisivo en nuestras vidas: Desde la banda sonora de aquella película de nuestra infancia, al trend de moda de TikTok, pasando por la nana que nos cantaban cuando teníamos 6 meses, las melodías nos envuelven y dan sentido a nuestras vidas.

 

Es curioso que, cuando solemos pensar en arte, nuestra mente siempre asocia el término con la pintura o la escultura. A pesar de ello, el arte sonoro es, con casi toda seguridad y gracias en parte a la actual revolución tecnológica, un factor decisivo en nuestras vidas: Desde la banda sonora de aquella película de nuestra infancia, al trend de moda de TikTok, pasando por la nana que nos cantaban cuando teníamos 6 meses, las melodías nos envuelven y dan sentido a nuestras vidas.

Es en este momento cuando, como educadores, podemos llegar a una conclusión: la música es la herramienta perfecta para el desarrollo del alumnado. Gracias a ella, podemos fomentar el desarrollo de innumerables competencias y virtudes: valores personales, memoria, aptitudes digitales, creatividad, concentración, compañerismo, psicomotricidad… Podría continuar citando estudios, experimentos y grandes trabajos académicos centrados en los innegables beneficios pedagógicos que tiene la creación musical. Sin embargo prefiero plantear una pregunta: ¿A quién no le gusta la música?

D. Ignacio Pulido Pérez
(Profesor de Música del Colegio Patrocinio de San José)