viernes, 2 de febrero de 2018

DÍA ESCOLAR DE LA NO-VIOLENCIA Y LA PAZ COLEGIO PATROCINIO DE SAN JOSÉ (30 de enero de 2018)


“Un niño, un profesor, un libro y un lápiz, pueden cambiar el mundo”
Malala Yousafzai (Premio Nobel de la Paz 2014)


El martes 30 de enero, en el COLEGIO PATROCINIO DE SAN JOSÉ hemos celebrado el Día Escolar de la NO Violencia y la Paz.

Este año ha girado en torno a la figura de MALALA YOUSAFZAI (Premio Nobel de la Paz 2014) y el DERECHO A LA EDUCACIÓN para todos los niños del mundo. 

Es importante hacer ver a nuestros alumnos que hay muchas personas que cada día se esfuerzan por tener un MUNDO donde reine la PAZ y la JUSTICIA. Malala es un ejemplo más de cómo se puede luchar por la PAZ de una manera pacífica. Ella lo hace a través de la EDUCACIÓN.

Y qué mejor manera que un cuento para acercar la historia de Malala a nuestros alumnos.

En el mes de noviembre llegó a nuestras manos un precioso libro de Alianza Editorial, “El lápiz mágico de Malala” y desde ese momento sentimos que nuestros alumnos debían conocer esta historia.




“Malala Yousafzai, icono internacional, activista en pro del derecho a la educación y la persona más joven en haber recibido el Premio Nobel de la Paz, relata una historia inspiradora de lo que fue crecer en una región desgarrada por la guerra y, sin embargo, ver la magia de la esperanza adondequiera que mirase.

Cuando Malala era niña en Pakistán quería tener un lápiz mágico. Lo usaría para:
-poner un pestillo en su puerta; así sus hermanos no podrían molestarla.
-detener el tiempo para dormir una hora más cada mañana.
-borrar el olor del basurero que había cerca de su casa.
Pero, con el tiempo, su mundo cambió, lo mismo que sus deseos. Su derecho a ir a la escuela se vió amenazado... simplemente porque era una niña. En vez de un lápiz mágico, Malala cogió uno de verdad. Sola en su habitación, escribió sobre los desafíos a que se enfrentaba, pero sus palabras llegaron a gente de todo el mundo.”

Alianza Editorial




Y tú…





EL MOSAICO HUMANO

A lo largo de esta semana, entre otras actividades y como homenaje a Malala, representamos su rostro en el patio del Colegio a través de un mosaico humano formado por nuestros alumnos.


Creemos firmemente que los mosaicos humanos son un claro ejemplo de lo que es un TRABAJO EN EQUIPO. Todo el mundo aporta algo por pequeño que sea, y la suma de todas esas aportaciones hacen que salgan cosas así. La suma de muchas cosas pequeñas hacen que surjan cosas muy grandes. La suma de cosas insignificantes hacen que aparezcan cosas con significado. La suma de niño, tras niño, tras niño… y así hasta 900, hacen que estos "pequeños renacuajos" nos regalen a Malala, y por un momento, nos sintamos felices de aportar algo bueno al mundo.
Debemos enseñarles eso a nuestros alumnos: que trabajen en equipo y que por pequeña que sea la aportación, pueden llegar a alcanzar sus sueños.
Sin duda, nuestro cole es un pequeño y humilde garaje que está generando una de esas pequeñas aportaciones que ayudarán a cambiar nuestra forma de educar, nuestra forma de pensar, nuestra forma de trabajar para ayudar a mejorar nuestro mundo.

Antonio Pérez e Isabel Guillén